¿Bachillerato o Formación profesional?

FP o Bachiller

Habitualmente, un buen número de alumnos que se encuentran cursando los últimos meses de educación obligatoria (ESO) se ven expuestos al dilema de seguir formándose en Bachillerato o bien optar por la formación profesional.

Lo que muchas veces no está claro para la mayoría, son las principales diferencias y objetivos de cada una de las opciones. Por lo tanto, la decisión suele llegar a ser algo traumática para muchos, con el resultado de mantenerse en el camino más habitual que es la opción de bachillerato, simplemente por escaso conocimiento de los caminos posibles que abre la formación profesional de grado medio a los estudiantes.

En primer lugar, cabe aclarar que no existe una opción mejor que otra: ambas opciones tienen sus atractivos. Más bien interesará que el alumno se conozca a sí mismo lo suficiente como para decidir con autenticidad.

Si estás en ese punto en el que toca decidir, debes saber cuáles son los puntos fuertes que la formación profesional te ofrecerá con respecto a la vía tradicional de bachillerato.

Cómo saber si deberías elegir la FP

En resumidas cuentas debes saber que se trata de una formación más práctica, más específica y enfocada directamente al mundo laboral.

Así, los estudios de formación profesional (cuya duración es de dos años) están orientados a las necesidades del mundo laboral. Se trata de una rama más práctica y mucho más específica que el bachillerato, aunque consta también, por supuesto, de una formación teórica.

Las ventajas principales de que estudies FP son:

En primer lugar debes saber que la FP ofrece una alta especialización en una rama de conocimientos concreta. Al terminar tus estudios, tu titulación será la de Técnico Medio o Técnico Superior en la rama de especialización que hayas elegido.

Este tipo de formación ofrece la posibilidad de inserción laboral directa a través de las prácticas en centros de trabajo. Dichas prácticas forman parte de los programas de estudio y en para un gran número de alumnos acaban convirtiéndose en su primer contacto con el mundo laboral y ven en ellas la oportunidad de conseguir puestos de trabajo incluso antes de finalizar la formación.

Por otra parte la FP ofrece, de cualquier modo, mayor facilidad de incorporación profesional con perspectivas de futuro, dado que los alumnos cuentan ya con una experiencia previa adquirida en las prácticas y ya han tenido contacto con el mundo laboral antes de titularse. Esta situación no se da en el caso de alumnos que optan por los estudios de bachillerato, debiendo formarse posteriormente en alguna rama determinada del conocimiento, ya sea en un Grado Superior o en un Grado Universitario, antes de acceder al mercado laboral con algún nivel de especialización.

Todas las puertas siguen abiertas

Otro de los puntos importantes a destacar de la formación profesional es que la posibilidad de acceder a la universidad continúa existiendo.

Luego de estudiar un grado medio podrás acceder a un grado superior de formación profesional y de esta manera acceder a un grado universitario sin necesidad de pasar por un examen de selectividad (excepto que quieras subir nota para obtener mayor puntuación).

Si es esta la opción que eliges a largo plazo, las titulaciones de grado medio y superior que hayas obtenido en el camino previo a tu ingreso universitario, te permitirán empezar a trabajar en lo que te hayas formado y al mismo tiempo contar con conocimientos y destrezas prácticas de la profesión en cuestión que serán muy valiosos para tu desempeño durante la carrera que elijas.

Si quieres saber más acerca de las opciones disponibles para tu futuro, no dudes en preguntar por nuestros Ciclos de Grado Medio y Grado Superior. Puedes solicitar más información aquí.

Post Relacionados

Comments are currently closed.

Top